Endeudarse sí, sobreendeudarse no

La gran mayoría de ciudadanos debemos endeudarnos para comprar ciertos bienes y servicios; eso no tiene por qué ser malo pues para muchos no existe otra forma de hacerlo.

Asumir una deuda significa que deberemos destinar una parte de nuestro flujo futuro de ingresos para pagarla. Podemos comprar hoy, pero debemos pagar mañana. Sin embargo, las personas también tenemos otros gastos, como alimentación, salud, educación y transporte. La pregunta es: ¿hasta qué nivel podemos endeudarnos sin que comprometamos la satisfacción de otras necesidades?


Existe una regla práctica. Sume todos los pagos de deuda mensual que tiene que hacer por todos los conceptos: tarjetas de crédito, préstamo del auto, etc. Ese total no debe ser mayor al 30% de los ingresos netos. De lo contrario, estará sobreendeudado y solo es cuestión de tiempo la aparición de problemas. Un ejemplo: si obtiene S/1,000 de ingresos netos al mes, el máximo que puede pagar es S/300 y los S/700 restantes servirán para vivir.


Se suele pensar solo en el corto plazo. El conocido “ya veremos mañana” no corresponde a un comportamiento responsable. Endeudarse obliga a tener una visión de mediano plazo. Si no, mejor no hacerlo. Cuando comienzan los problemas, lo que no debemos hacer es retirar efectivo de un cajero con una tarjeta de crédito, dado el elevado interés que pagaríamos, ni tampoco endeudarse con otro banco o con un amigo para parchar la deuda inicial. En ese último caso entramos a un carrusel o “ruleteo” del que es muy difícil salir; mejor acercarse al banco y reestructurar la deuda, lo que significa alargar los plazos de pago. Lo deseable es vivir de acuerdo con nuestra verdadera capacidad de pago.


Fuente: https://peru21.pe/opinion/endeudarse-sobreendeudarse-423970

© 2019 Defensa & Jurídica Legalsha S.L.P.

adigital_logo.png
  • Instagram Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon